Instalación de un disco duro externo en una Xbox 360

Escrito por pildo en . Escrito en Consolas

Valoración del Usuario:  / 28
MaloBueno 

Instalación de un disco duro externo en una Xbox 360

Añadir un poco más de capacidad de almacenamiento en tu Xbox 360 no es una tarea demasiado difícil. Lo mejor de poder instalar un disco duro USB en la Xbox 360 es que tú eres el que tendrá el control absoluto de él y de su contenido.

El disco duro que trae de fábrica la Xbox 360 está muy bien, algo escaso, pero no tienes la posibilidad de meter todo el contenido que quieras en él, a menos que lo adquieras desde el "Live" o ripeado/copiado desde un CD/DVD. Esto es algo que no nos gusta nada a los que poseemos una gran colección de, por ejemplo, archivos MP3 que queremos leerlos a través de nuestra consola.

No estamos dispuestos a ripearlos de nuevo desde nuestros discos originales para poder reproducirlos con la Xbox 360; y tampoco estoy contento con poder usar sólo el streaming hacia mi PC con Media Center o vía Media Connect para poder acceder a mis ficheros. Me gusta llevar conmigo mi consola nueva para jugar donde quiero o poder reproducir mis ficheros desde cualquier sitio, por eso se me hace imprescindible llevarme conmigo toda la colección.

Seguro que no soy el único que piensa así. Pero esto tiene una fácil solución...

Otra ventaja cuando accedemos a nuestra música y fotos a través de nuestro nuevo "dispositivo portátil" montado en la Xbox 360 es que podremos visualizar los archivos.

Al principio estaba un poco disgustado con el hecho de que me ordenaba y me filtraba toda mi colección de música por artista, canción, género, etc., cuando yo ya la tenía ordenada a mi gusto. Cuando la consola pasaba las canciones por esos filtros, el caos era total.

Afortunadamente, al acceder a toda mi colección a través de mi disco duro externo USB, se recurre a una visualización de archivo mucho más familiar, prácticamente igual a la que estamos acostumbrados, por carpetas.

 

 

Lo que vamos a necesitar va a ser lo siguiente:

  1. Un disco duro, el que tú elijas. La marca o modelo que vayas a elegir no será importante, mientras que puedas conseguir un adaptador USB 2.0 para ese dispositivo.

  2. Un adaptador USB 2.0 a ATA, según el disco duro que vayas a usar.

Lo mejor que podemos hacer es buscarnos una unidad de disco duro de portátil, de 2,5 pulgadas, de altura 9,5 mm o menos, para así conseguir una caja lo más pequeña posible.

Las cajas USB 2.0 ultra slim son las cajas perfectas para este propósito. Mucho ojo al elegirla porque sólo nos valdrán las cajas USB 2.0.

 

 

Si vas a usar un disco duro "normal" de 3,5 pulgadas, debes conseguir un adaptador USB 2.0 apropiado para esa unidad.

Ten en cuenta que los discos duros de 3,5 pulgadas necesitarán de corriente externa para poder usarlos, es otra desventaja respecto a los discos duros de 2,5 pulgadas usados en los ordenadores portátiles.

 

Cuando vayas a usar un disco duro de más de 32 Gb, vas a necesitar alguna utilidad tipo Partition Magic o similar que te permita hacer particiones en formato FAT32 grandes, de más de 32 Gb.

 


El proceso es muy simple:

Monta tu unidad de disco duro en la caja/adaptador USB 2.0 y pínchala en tu PC. Windows XP reconocerá de inmediato el adaptador USB e instalará automáticamente los drivers para su correcto funcionamiento. Si usas un Sistema Operativo más antiguo, seguramente te haga falta instalar los drivers que te vienen con la caja USB.

El siguiente paso es crear una nueva partición FAT32 en el disco duro recién instalado. Te recuerdo que si tu disco duro es mayor de 32 Gb, necesitarás Partition Magic o un programa similar que gestione particiones en FAT32 mayores de 32 Gb. Si es menor de 32 Gb, lo podrás hacer desde "mi PC", con el botón derecho...formatear. Si no tiene formato, Windows no lo mostrará en "mi PC", con lo cual tendremos que meternos en "Herramientas administrativas" (lo encontrarás dentro del panel de control) y seleccionar "Administración de equipos" e irnos a "Administración de discos). Con Windows 98 podemos crear y formatear particiones de hasta 127 Gb. Si tienes Windows 98 instalado o un diskete de arranque con Windows 98 que contenga "Fdisk.exe" y "Format.com" tambián podrás hacerlo.

Después de formatear el disco duro, ya podremos meter todo el contenido que queramos a través de Windows.

Ahora ya podemos conectarlo a la Xbox 360, nos vamos a "media", seleccionamos el dispositivo portátil y.... ahí tenemos nuestros archivos.

Documento realizado por pildo para TodoHTPC.com

Diciembre 2005

Fuente: Llamma (TheJT)

Nuestro Twitter